¡Bienvenidos!

El movimiento DevOps está de aniversario, hace diez años que el ingeniero Patrick Debois acuñó el término intentando acercarse a lo que en aquellos momentos se denominó agile infrastructure. Desde entonces la adopción de DevOps no ha parado de crecer en las empresas de todo el mundo. Además, el conjunto de principios que conforman DevOps ha crecido también en distintos ámbitos, saliendo de aspectos puramente técnicos u operacionales para acercarse también a factores humanos, para mi los más relevantes.

Para los que no me conozcáis me presento, mi nombre es Jacobo García y llevo 12 años trabajando como ingeniero de sistemas en distintas empresas del sector, mi labor es la de coordinar este bootcamp que nace con la intención de enseñar DevOps desde principios y valores, aquellos que considero son importantes a la hora de establecer estrategias de trabajo efectivas entre los distintos equipos que conforman una empresa tecnológica actual.

Una de las decisiones más importantes que he tomado a la hora de poner el foco ha sido quitar peso a la enseñanza de herramientas respecto a principios y valores. La razón es la siguiente: en el mundo de la tecnología las herramientas cambian con mucha frecuencia, por otro lado, y siempre desde mi experiencia, he encontrado muchas dificultades en la parte humana y organizacional a la hora de implementar estructuras y sistemas fiables, mantenibles y escalables. Esta decisión, no lo negaré, está influida por Javier Cañada y su Programa Vostok, un curso de diseño que se desarrolla desde los principios, dejando las herramientas a un lado.

Otra de las personas que me ha ayudado a aclarar cosas es Javier Lafora, él me hizo ver la importancia de alejarme de un enfoque puramente de sistemas, acercarme a los desarrolladores, y elevar la visión del programa, de esta manera tomamos la decisión de utilizar las 3 ways of DevOps como hilo conductor del curso, de esta manera trabajaremos durante estas 16 semanas, avanzando por las distintas etapas de madurez del mismo.

Si habéis leído hasta aquí, y, sobre todo si me conocéis, ya os imagináis que Positive DevOps va a ser un bootcamp diferente. Mi misión es ayudar a las personas a mejorar la forma en la que trabajan en sus empresas, a desarrollarse profesionalmente, o a facilitar el onboarding o el primer empleo a estudiantes y recién licenciados.

La elección del nombre viene dada por todo lo que he contado en este post, si hace diez años hablábamos de romper silos entre desarrolladores y operadores, en los últimos cinco hemos pasado a hablar de la importancia de la empatía y la felicidad de los equipos que trabajan en infraestructura y plataforma. He querido unirme a esta corriente de pensamiento y utilizar la palabra positive para reforzar los aspectos colaborativos y constructivos de la cultura DevOps.

Finalmente quiero agradecer el apoyo de Agustín Cuenca y ASPgems, que han creído en el proyecto, han ayudado a darle forma y crecimiento. También quiero agradecer a Teamlabs su implicación en Positive Devops ya que el bootcamp se desarrollará en sus oficinas de La Latina.

Espero con ilusión que forméis parte nuestro barco DevOps.

Jacobo.